27
Ene
10

El Museo de Bellas Artes en peligro

Según expertos, el primer museo de Venezuela ya no es la envidia de América

Críticos coinciden en que la última gran exposición individual del MBA fue la dedicada a Gego (Foto: archivo)

El primer museo creado en Venezuela se encuentra hoy sumido en un silencio sepulcral. Está simplemente envuelto en una oscuridad absoluta que eriza la piel. Curadores, investigadores, ex directores y artistas se lamentan sin remedio de que el Bellas Artes esté en peligro.

Razones les sobran, aseguran. Por ejemplo, el año pasado el MBA recibió un presupuesto de apenas BsF 154.630. Dicho monto fue insuficiente para cubrir la programación y el funcionamiento del museo, por lo que terminó el 2009 bajo el financiamiento del Centro de la Diversidad Cultural; los cables que van por dentro de la infraestructura, creada por Carlos Raúl Villanueva, llevan 10 años sin ser reemplazados; lo mismo ocurre con la fumigación de la institución, que no se ha realizado en cuatro años. Además, el museo cuenta hoy con un solo curador, para un total de 5.688 obras.

Sin contar que las exposiciones individuales han sido sacadas de la programación; persiste la amenaza de arrebatarle el edificio original, que hasta 2008 fue ocupado por la Galería de Arte Nacional; y la realización de muestras de carácter político como la de Cipriano Castro, Emiliano Zapata y René Burri.

Por esta lluvia de razones es que los expertos aseguran que la institución, fundada en 1917 y que este año cumplirá 93 años, ha sido abandonada por el Gobierno Bolivariano.

Miguel Miguel, curador independiente, quien se formó desde los 18 años en el MBA no escatima en lamentaciones. Para él, la institución se encuentra “oscura”; y ya no es la envidia de los países latinoamericanos.

“El Museo de Bellas Artes está, gracias al odio y al desprecio que este anacrónico régimen le tiene al arte y la cultura, más oscuro que nunca. Bajo la precursora y lúcida dirección de Miguel Arroyo, se estaba creando, en materia museística, un precedente sin precedentes. Y no solo en Venezuela sino en toda América Latina. El MBA era entonces el único museo del país dedicado a las artes visuales de todos los tiempos”, dice.

Durante esa época dorada, en el MBA los venezolanos pudieron apreciar a maestros como Goya, Rembrandt y Velázquez -con piezas que fueron escogidas especialmente en los países de origen de los creadores por Miguel Arroyo-; Héctor Poleo, Rufino Tamayo, Vladimir Velickovic, Oswaldo Vigas, Miguel von Dangel, Joan Miró, Edgar Degas, Diego Barboza, Manolo Valdés, Sebastián Salgado, Elsa Gramcko, Marcelo Bonevardi y Jesús Soto, entre otros.

Y junto a todos esos grandes nombres Edgar Sánchez pudo escribir el suyo, pues el museo le abrió las puertas para realizar una individual cuando apenas tenía 27 años. Hoy, según el artista, eso es imposible.

“Por haber ganado en 1965 el Salón Oficial de Artes Plásticas Venezolano, el MBA me invitó a realizar una individual. Yo no me sentía altamente halagado, pues en esas salas había visto los primeros Picasso, Matisse y Pollock originales. Se me trató como un artista y un joven promisorio. Luego volvía allí por ganar en 1999 el Premio Nacional de Artes Plásticas. Pero esa oportunidad que me dieron no se está ofreciendo ahora. Me gustaría ver a nuestros jóvenes en los museos. No se está confrontando el arte. El museo no se siente”, afirma.

Milagros González, ex curadora e investigadora del MBA, va más allá. Para ella la institución está en peligro. “El museo está en el limbo. ¡Está en peligro! No la colección; mientras paguen los seguros y estén los empleados, no pueden estar en mejores manos. Es la institución la que está en peligro. Es el museo que va en descenso y no hay quien lo detenga. Por ejemplo, las filtraciones continúan. Cuando llueve, los trabajadores del Departamento de Conservación y Registro deben desmontar las obras. No hay suficiente personal de seguridad. Han transformado el museo en un centro donde se hacen conciertos y conversatorios. Fueron deformados, ya no son sitios donde se expone”, dice.

Sin contar que las últimas exhibiciones –Arte del siglo XX, Cubismo y tendencias afines, Tradición y belleza en la cerámica china y otras piezas orientales e Imagen y palabra. Arte egipcio- fueron inauguradas el 11 de noviembre de 2008, cuando el museo celebró la recuperación de sus 18 salas ocupadas por la GAN, y continúan expuestas este año.

María Elena Ramos, ex directora del MBA, asegura que esto se debe al rechazo que en los últimos años ha habido en contra de los curadores y de las ideas autónomas; situación que empeora con la cantidad de directores que han pasado en 10 años por el museo que “actúan como seres anónimos y sin voz pública”.

“Se siente tristeza y depresión en el ambiente: empleados esperando jubilaciones, observando lastimosamente cómo se va desmoronando lo que fue su proyecto de vida profesional y de profundos afectos y entregas. La pasión del museólogo, que es imprescindible, está herida. No se trata de quejarnos de lo que hubo y no hay. Se trata de exigir que el museo de hoy esté acorde con la dinámica y el cuido que instituciones similares reciben en todo el mundo. En el Museo Nacional de Bellas Artes de La Habana, en ese país que este gobierno tanto admira, sí se ocupan de ampliar y mejorar la sede museística, y no se les ha ocurrido la peregrina idea de devolver su amplísima colección egipcia a su país de origen, como propusieran alegremente en este país”.

Añorando el pasado

  • El Museo de Bellas Artes tiene un total de 5.688 obras. Allí se realizaron las primeras exposiciones de diseño en Venezuela gracias a Gerd Leufert, quien en 1969 crea el Departamento de Dibujos y Estampas -paralelo a la creación del mismo departamento en el MoMa de Nueva York.
  • Bajo la dirección de Miguel Arroyo se adquirieron esculturas como La Visitación, de Epstein; Figura reclinada, de Moore; y La ciudad, de Calder. Y de 1960 a 1970 realizó 39 exposiciones de dibujo y 40 de grabados.
  • La colección está compuesta por arte latinoamericano, europeo medieval y moderno, norteamericano contemporáneo, egipcio, chino, cubismo y tendencias afines, cerámica, dibujo, estampa y fotografía.
  • La colección egipcia -que quiso ser devuelta por el Gobierno- recobró valor en 1991, cuando Stephen Quirke, curador del Departamento de Antigüedades Egipcias del Museo Británico, manifestó interés por algunas piezas. Hay 45 piezas, compradas al MOMA.
  • La presidenta de la Fundación Museos Nacionales, Zuleiva Vivas, dijo en 2008 que el Comité de Donaciones, Adquisiciones y Comodato había recibido en oferta 32 obras pero no aceptó ninguna.
  • La última gran exposición que recuerdan los expertos fue la dedicada a Gego que se llevó a Houston, Monterrey y México.

Dubraska Falcón
Publicado en el Diario EL UNIVERSAL

Anuncios

0 Responses to “El Museo de Bellas Artes en peligro”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: